Los jardines de Vil·la Casals acogían el viernes una de las propuestas destacadas del programa de verano en el Museo: el concierto sinfónico del proyecto Vozes. Una audición no sólo por el talento de los jóvenes músicos, sino también por el proyecto social que hay detrás. La iniciativa, que salió hace 13 años en Barcelona, enseña música a niños y jóvenes que tienen dificultades para acceder a la cultura. Su director, Pablo González, asegura que Vozes no es una escuela de música, sino de vida. Este es el resultado:

Vozes, una orquestra que va més enllà de la música, a Vil·la Casals

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *